domingo, 21 de junio de 2015

Solsticio

Hay dos cosas que principalmente odio:
Primera. Recordar algo que ya ha pasado.
Segunda. La rutina.

Soy una persona que odia hablar sobre el pasado. Que odia que la gente recuerde tiempos pasados, lo que sucedía hace unos años, si se estaba mejor o peor. El pasado no existe, ya ha sucedido. De nada sirve recordarlo una y otra vez, añorarlo o aliviarse por haberse librado de él. Querer volver a esos años o querer borrarlos de tu mente.

En cuanto a la rutina, creo que es lo que más odio del mundo. Hacer cada día lo mismo, tener horarios, saber escrupulosamente lo que va a suceder a cada momento.
Es genial estar expectante a lo que va a pasar. No saber si mañana vas a estar aquí o vas a amanecer en otro lugar a miles de kilómetros. Levantarte un día, coger el coche y perderte. Borrar el "lo normal" de tu mente. Ver nuevas ciudades, nuevos sitios, nuevas personas. Romper los relojes, los horarios, el calendario, las agendas.

Podría acabar esta entrada con una conclusión filosófica tal que: "sal por ahí a vivir como una loca y no mires al pasado", pero no. A pesar de mi odio hacia ambas cosas, creo que hay veces que son necesarias.

Dicho esto, ¡felizzzzzz comienzo del verano!


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Pero ahora en verano sí que se puede practicar eso de romper los esquemas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo mejor del verano! Así podemos ser libres sin horarios ni nada y nos deja coger energía para cuando llegue septiembre! :')

      Eliminar

TAG MEDICINA (3º curso)

 ¡Hola a todos! Este año no he hecho ninguna review de lo que ha venido siendo este curso para mí, y he pensado en hacerlo en forma de tag (...