jueves, 21 de abril de 2016

Construcción

Hoy (antes de los exámenes, como siempre), me he puesto a mirar hacia atrás, hacia mi pasado, y he llegado a una conclusión: en mi vida ha habido cosas buenas y cosas malas, pero tanto unas como otras han contribuido a hacerme ser la persona que soy a día de hoy. Mi forma de pensar, de actuar, de ser, todas han ayudado a mi formación como persona.

Hay veces que estamos agobiados con todo, que no entendemos por qué suceden las cosas, pero soy de las que creen que todo sucede por un motivo. Hay cosas que es necesario que ocurran, para darnos cuenta de otras hacia las que antes habíamos estado ciegos. 

Las personas que nos hacen daño, las que nos quieren, los nacimientos, las muertes, los que estaban pero ya no, los que acabamos de conocer, los que conoceremos mañana, todos van a aportar algo para hacernos ser quienes somos ahora, quienes seremos mañana.

Porque la evolución necesita aciertos y errores. 
Sonrisas y lágrimas. 
Recuerdos.


2 comentarios:

  1. Muy acertada tu reflexión, querida Rocío: cometer nuestros propios errores es la forma más segura (si no la única) de aprender. Y como dice mi abuelo, nadie aprende en cabeza ajena.

    Moraleja: ánimo, comete tus propios errores, aprende de ellos y no te permitas estancarte por su culpa. En realidad mola que uno pueda pegarse sus propios golpes, ¿no? Sarna con gusto, que decía el refrán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja sarna con gusto que se convierte en masoquismo.
      Pero sí, a veces es interesante darte tus propios golpes para hacerte despertar, porque es difícil que las personas ajenas a mí me abran mejor los ojos que yo misma.

      Eliminar

TAG MEDICINA (3º curso)

 ¡Hola a todos! Este año no he hecho ninguna review de lo que ha venido siendo este curso para mí, y he pensado en hacerlo en forma de tag (...