sábado, 27 de mayo de 2017

Recta final

Menos de 16 días quedan para ponerle fin a tercero de Medicina, y me sorprendo a mí misma diciendo esto, pero NECESITO que termine. Si pudiera resumir este curso en tres frases/ideas, serían:

1. Por fin puedo decir que me he sentido útil. He podido ayudar en quirófano (a sujetar cosas, pero lo importante es que me necesitaban A MÍ, y no era un estorbo), hablar con pacientes y escucharles, comprender el sufrimiento de la mente además del orgánico.

2. Me he dado cuenta de que cada vez me gusta más la Psiquiatría. No sé si será mi especialidad, pero hoy por hoy va en cabeza (teniendo en cuenta los pocos servicios por los que he podido rotar a lo largo del año).


3. Estoy QUEMADA. Muy muy quemada. No puedo más. Este curso ha cogido mi autoestima y confianza, las ha arrugado, pisado y tirado a la basura más cercana. Ya no puedo estar segura de nada, no puedo ir tranquila a un examen pensando que voy a aprobar porque he estudiado, porque más de una vez he ido creyendo saber y eso no se ha correspondido con mi nota. Lo peor de todo es saber que SABES, pero el examen no te lo ha devuelto en puntuación numérica. He tenido noches llorando, noches replanteándome si realmente me merece tanto la pena estar así por una profesión la cual decidí en el último cuatrimestre de segundo de bachiller. ¿Realmente merece la pena no tener tiempo para nada, que te minen la confianza en ti misma y la autoestima día a día, por poder llegar algún día a decir; soy médica? Unas veces la respuesta era no, pero otras era sí. Y menos mal.

Este curso me ha gustado mucho, pero por las prácticas. He podido tener contacto con pacientes, sentir que les ayudaba, que confiaban en mí. Pero las horas de estudio sin recompensa me han minado la vida. He acabado agotada, se me han quitado las ganas de hacer cosas que antes me encantaban, he cambiado hobbies por poder dormir, he llegado a pasarme un mes entero sin ver a mi familia.

Y aún así aquí sigo, esperanzada en poder llegar limpia al año que viene y que el curso sea más bonito aún. Y quién sabe si seguiré quemada, si mi confianza resurgirá a lo ave fénix, o si seguirá en la basura. Pero por ahora sé que este es mi sitio, y espero no tener que volver a replantearme la idea.

7 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Siento mucho que te sientas así. Yo también he pasado por eso ¿sabes? No tanto a nivel de estudios, porque reconozco que siempre me ha ido más o menos bien, pero sí con otros aspectos de mi vida. Te esfuerzas, te esfuerzas, te sigues esforzando... y no consigues nada o pierdes la energía, la alegría, la autoestima...
    En mi caso, fui tan cabezota (o tenía miedo a cambiar de estrategia porque llevaba toda la vida funcionando de esa manera) que seguí haciendo eso que sé que en el fondo me hacía daño hasta que me agoté tantísimo que se me ocurrió que tenía que cambiar de estrategia. Me llevó mucho tiempo cambiarla, claro. No se cambia una forma de funcionar arraigada de tantos años (en mi caso desde siempre) en dos días. Pero, al dejar de esforzarme tanto en lo que no vale la pena y centrarme en lo que sí la vale, tengo más energía para hacer mejor lo que hago y mis resultados son mejores. Tanto en los estudios como en la vida en general.
    Quizás estés empleando una estrategia que no funciona para ti en este momento, lo que no quiere decir que no valgas nada.

    No sé si mi historia te vale o no, pero por si acaso te la dejo. Tal vez cuando acabe el curso puedas pararte un poco a respirar y a replantearte si puedes conseguir más con menos esfuerzo.
    ¡¡Mucho mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por contármela!!! Claro que me sirve :) Nada, si es que ese fue un mal día y me deprimió un poco, pero vuelvo otra vez con energía renovada a afrontar los finales! Que ya prontito vienen las vacaciones y se recuperarán fuerzas jeje
      Y muchísimas gracias!! Ánimo para ti también!

      Eliminar
  2. Bueno, bueno, bueno...
    Escucha, te invito al siguiente ejercicio.
    Piensa en algo que te quemase y agobiase de cuando eras niña, no sé, tal vez de cuando tenías 11 o 12 años.
    Vuelve a pensar en ello. ¿Te sigue quemando aquello?
    NO.
    ¿Y crees que esto será diferente? ¿Piensas que este queme va a supone algo en tu vida?
    NO.
    Cuando releas este post en un tiempo, te reirás. Seguro al 100%.
    Así las cosas, toca relativizar. Simplemente todo esto pasará.
    Seguro al 100%.
    Pasará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy muchas gracias por ayudarme a verlo de otra forma. Ya estoy con las energías renovadas, así que a afrontar los finales como mejor se pueda! Que ya no queda nadita para descansar :)

      Eliminar
    2. ¡Pues claro! Pero si es que siempre fue así. Pienso en los berrinches de mi adolescencia y me entra flojera y vergüenza torera. ¡Que eran chorradas!
      Y así, todo.
      Y oye, que el verano ya está aquí, ¡bueno, de hecho es que YA ES VERANOOO!

      Óscar Parra
      www.delcinealhospital.com

      Eliminar
  3. HOla!!
    Cuánto tiempo. Perdona por no comentar, pero te he ido leyendo todo este curso.
    Me recuerdas un montón a mí hace un par de años cuando comencé el blog y de verdad, que ese ha sido para mi el peor año de carrera.
    Tienes una frustración interna que no sabes por dónde sacarla. Algo que te encanta, que es la carrera de tus sueños, y no te está dando todo lo que tú le das. Los profesores no son lo que esperabas, los compañeros, la universidad... No sabes cómo pero en un año se te ha complicado lo que antes no era nada... Y esa frustración contigo misma( ojo, que el problema lo tienes tú, porque no cumples o tu entorno no cumple con tus exigencias.. Y cuesta tiempo y esfuerzo llegar a esa conclusión, créeme.), inevitablemente contagia a todos los demás aspectos de tu vida.

    Por lo de la estrategia de estudiar y tal... qué te voy a contar! Creo (creo) que he encontrado mi "método de estudiar" durante este año. Sí, he tardado cinco años en encontrar mi método, y ´no pasa nada, sigo viva.
    Los errores y estas piedrecitas que nos encontramos en el camino son para crecernos. De verdad, pienso que al que le va todo genial en la vida y nunca ha suspendido, o nunca ha encontrado la mínima dificultad... tiene las de perder, porque la vida nunca le ha puesto a prueba y no sabe cómo reaccionar ante la adversidad. Así que reflexiona sobre todos estos sentimientos y emociones, empapate como una esponja y deja que forme parte de ti. Esto formará parte de la profesional que serás el día de mañana.
    Puede que estas cosas que te estoy diciendo las hayas experimentado o no... que te sirvan o no... pero simplemente quiero que sepas que no estás sola, que hay mucha gente que ha pasado o está pasando por lo mismo... Y desde el otro lado te digo que de ésta sales más fuerte. 3º es un año que te cambia, es el punto de inflexión. ASí que mucho ánimo y mucha fuerza para el final de curso, y después un merecido descanso ;).
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, al fin y al cabo los peores momentos son los que más nos ayudan a crecer, así valoramos más los buenos y sabemos por qué camino tirar. Todo consiste en ir aprendiendo :)
      Muchas gracias! Y mucho ánimo a ti también!!

      Eliminar

TAG MEDICINA (3º curso)

 ¡Hola a todos! Este año no he hecho ninguna review de lo que ha venido siendo este curso para mí, y he pensado en hacerlo en forma de tag (...