viernes, 22 de enero de 2016

Volvemos a las reflexiones

La inseguridad, una de las cosas más comunes en nuestro -mi- día a día y una de las que se encuentran en el top 10 de "cómo perder oportunidades en la vida".

Es la inseguridad la que nos hace callarnos cuando pensábamos que estábamos en lo correcto, aceptar la opinión de otra persona aún cuando creíamos estar en lo cierto, darle tantas vueltas a las cosas hasta que se nos pase el plazo para poder llegar a conseguirlas.

Y bueno, puedo asegurar que la frase de "nos arrepentimos más por lo que no hacemos que por lo que hacemos" es verdad, o al menos suele serlo en el 99% de las veces. De nada sirve estar dándole vueltas a las cosas por miedo al fracaso, por miedo a la ilusión (ya sabéis mi eterna guerra con ella), por miedo a fallar. Porque de los errores se aprende, de los fracasos nace nuestro orgullo, y la ilusión es lo que nos hace personas.

Y como siempre intento dar lecciones a los demás en vez de dármelas a mí, que más falta me hacen. Pero os aseguro que la inseguridad entra dentro de mis no-propósitos de año nuevo.


2 comentarios:

  1. Amén, hermana. Yo tengo suerte, porque suelo ser una fuente de seguridad en mí mismo, pero cuando eso falla es una lata.

    ResponderEliminar
  2. Yo tiendo a ser insegura, y por eso no me gusta que el resto de la gente tenga más confianza en mí que yo misma. ¡Pero estoy en proceso de cambio!

    ResponderEliminar

TAG MEDICINA (3º curso)

 ¡Hola a todos! Este año no he hecho ninguna review de lo que ha venido siendo este curso para mí, y he pensado en hacerlo en forma de tag (...